Ojo enamorado

Ojo enamorado
En tu mirada

miércoles, 18 de noviembre de 2009

UN NUEVO INVITADO A CENAR

UN NUEVO INVITADO A CENAR

Por Eduardo Ruz Hernández

ACTORES:
Papá (Siempre ocupado, despistado y corriendo)
Mamá (Deseosa de hacer todo, alegre pero también deseosa de dedicarse un poco de tiempo a sí misma)
Varón adolescente (Amable y servicial, pero como todo adolescente perdido en sus cuestiones, enamoradas, fiestas, estudios y demás)
Mujer adolescente (Trabajadora y servicial pero deseosa de ir a casa del novio en Navidad antes de la pachanga en su casa)
Niño (Disfrazado de pavo con toda la dulzura y hermosura del mismo. Debe gorjear como pavo, correr como pavo y actuar como pavo)


PRIMER ACTO
NO HAY TIEMPO PARA LA CENA

El papá y la mamá están conversando sobre los preparativos de la cena de Navidad

El Papá corriendo porque se “tiene” que ir al trabajo:
- Por favor, verás que todo esté listo para la cena. Ya sabes que a mi familia le gusta comer bien (referencia a que la familia del papá irá a comer)

La Mamá (mirando un catálogo de compras de Sears u otra tienda):
-¿Cómo? ¿Otra vez vendrá tu familia a comer?

El papá hace cara de minimizar las cosas y corre de un lado a otro buscando su saco, suéter o chamarra
-Vamos, no empieces otra vez. Te dejé un cheque bastante abultado para que hagas la compra.

La mamá sonriendo con ironía en tanto sigue revisando el catálogo:
-¡Siiiii, cómo no! Pero para lo que come el tío fulano y su esposa, no nos dejarán ni los huesitos para el perro.

Y añade como quien no quiere la cosa:
-Además me dijiste que de ese dinero podía agarrar para comprarme algún “trapito” (hace un mohín coqueto en tanto sigue hojeando el catálogo).

El papá tuerce la boca, característico de los hombres a los que les duele más la cartera que el estómago y dice:
-Pues harás magia, pero quiero esa cena de Navidad como nunca antes la has hecho. El mejor pavo ¡¡¡¡OÍSTE!!!!! ¡¡¡El mejor pavo!!! (Recalca una y otra vez en tanto se agarra la cartera)

La mamá pone cara de enojada y farfulla:
-El mejor pavo era el que hacía tu abuela… pero ya no está para hacerlo.

Piensa unos momentos y pone su cara de ofendida:
-Además, si quieres un buen pavo… ¡¡¡¡Cómpralo tú!!!!

El papá hace un gesto de iniciar un duelo verbal cuando llegan corriendo los hijos adolescentes para ver el por qué de tanto barullo.

Hija adolescente:
¡Papá! ¡Mamá! ¿Qué sucede? ¿Por qué tanto grito en esta época tan hermosa?

Hijo adolescente:
Sí, porque tanto grito si nadie está sordo. Como dice mi carnal: Para qué tanto brinco si el suelo está bien parejo.

La mamá:
-Es que su padre cree que soy David Copperfield y que sacaré un pavo del horno en 10 minutos listo para que lo devore la Reina Isabel.

El papá:
-Que pavo ni que nada. Su madre sólo está pensando el gastar, gastar y gastar, y cree que el pavo vendrá volando por la ventana con todo y el instructivo de preparación y los insumos para cocinarlo.

El papá y la mamá comienzan a decirse recriminaciones que pasan desde la abuela que hacía el pavo al tío gordo que se lo comerá enterito, pasando por el costo del mismo y de la falta de tiempo para prepararlo.

Hija adolescente:
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Basta ¡!!!!!!!!!! Están peor que los diputados pelando por el presupuesto del 2010.

Hijo Adolescente:
-Ya hasta las ganas de casarme se me quitaron al verlos. ¡Oh Dios! Esto no parece tiempo de Navidad, sino preparación para la siguiente pelea de box.

Se hace un silencio incómodo en tanto el papá se pone el saco, suéter o chamarra y la mamá sigue hojeando su catálogo de compras navideñas. Los hijos se voltean a ver y tratan de resolver el entuerto.

Hija adolescente:
-Para que no sigan peleando mi hermano y yo nos encargaremos de la cena de Navidad

Hijo Adolescente con cara de What?:
-¿Tú y quién?

Hija adolescente:
-Sí, tú y yo haremos la cena para que papá y mamá estén contentos y ya no se sigan peleando.

El hermano sigue mirando con cara de asombro contenido y los padres se miran incrédulos pero dichosos.

Mamá:
-¿En verdad harían eso por nosotros?

Papá:
-¿No es ninguna treta para sonsacarme dinero?

Hija e hijo adolescente al mismo tiempo:
-¡¡¡¡ ¿¿¿¿¿Cómo crees papá?????!!!!!!!

Se voltean a ver en tanto el hijo parece agarrar la onda

Hijo adolescente:
-Es que los queremos mucho y no nos gusta verlos pelear.

El papá y la mamá se abrazan, sonríen y el papá se va. La mamá se acerca a la hija y le da el dinero, obviamente una cantidad menor a la que le dio el papá.

Mamá:
-Por favor, verás que el pavo sea de los mejores. Ya ves como es tu padre cuando se trata de su familia.

La mamá les da un beso a los dos y se va muy contenta con su bolso y su catálogo de shopping.

Hijo adolescente:
-Bueno, ¿y qué demonios vamos a hacer ahora? (le dice en tanto estira la mano para que comparta el dinero que le dio la mamá)

La hermana le da una parte del dinero y le dice:
-Por lo pronto tú vas a comprar el mejor pavo que veas en el mercado y yo me encargaré de cocinarlo.

El hermano cuenta los billetes y le dice:
-Sale y vale. Ya tenemos “pavo” para la cena.

Hija:
-Pero no se te olvide traerlo antes del medio día. Para que me dé tiempo de cocinarlo.

Hijo:
-Tú no dejes de preocuparte, que aquí estará.

El hijo se va muy contento contando el dinero y la hija se queda pensativa. Espanta sus preocupaciones, cuenta el dinero que tomó y se va muy alegre cantando un villancico.


SEGUNDO ACTO
CUALQUIER PAVO PASADO FUE MEJOR

Aparece la hija con su mandil de cocina, su gorrito y demás implementos para cocinar el pavo. Debe haber un reloj grande que ella miré una y otra vez en tanto da vueltas por la cocina. Pasan unos segundos y su hermano entra ignorando a la hermana, rascándose la cabeza y con cara de haberse acabado de levantarse.

Hija al borde de la histeria:
-¡¡¡¡¡¡Saraguato ¿dónde está el pavo?!!!!!!!

El hermano brinca de susto, se agarra el pecho y respira como si saliera de un paro cardiaco.
-¡¡¡ ¿Qué traes hermanita?!!!! ¿En lugar de Navidad quieres celebrar el Día de Muertos?

Hermana:
-¡¡¡Burro!!! Deja de hacerte el chistoso. ¿Dónde demonios está el pavo? Ya es tarde y debo terminar de cocinarlo para ir a casa de mi novio. Mi suegra me invitó a un brindis.

El hermano se rasca la cabeza una y otra vez con cara de What, mueve la cabeza burlonamente y dice adormilado:
-¿Qué pavo?

La hermana hace un barullo marca diablo, grita, se jala el pelo y agarrando una sartén corretea al hermano que corre como liebre dando vueltas por el escenario.

Hermano pegando de gritos:
-¡¡¡¡¡¡Serena morena!!!!!!

La hermana se detiene en su corretiza y entonces él, riendo le dice:
-Sólo te estoy jorobando. Claro que ya compré el pavo (pone cara de soy lo máximo)

Hermana:
-¡¡¡¡¡¡ ¿Y se puede saber dónde cariños está el mentado pavo que no lo veo?!!!!!!!!!

Hermano:
¿Cómo que dónde está? Donde más… en el jardín.

Hermana con cara de estar hablando con un retrasado mental:
-¿Cómo que en el jardín? Se va a descomponer. Debiste haberlo metido al congelador.

Hermano:
-Ustedes las mujeres sí que están locas. Ahora entiendo a papá

Hermana:
-Deja de hacerte al chistosito y tráeme el pavo. Se me está haciendo tarde.

Hermano:
-Contras…ustedes las mujeres sí que son regañonas. Luego se quejan de que haya tanto gay.

Sale el muchacho y regresa con el pavo, que es el niño disfrazado que debe caminar, hacer ruido y comportarse como pavo. La hermana pone cara de susto, incredulidad, histeria y locura.

Hermana:
-Pero qué clase de animal eres ¿por qué me trajiste un pavo vivo? (revisa al pavo, juega con él, le hace cosquillas, lo acaricia y se conduele)

Hermano:
-Tú me dijiste claramente: Compra un pavo. ¿Qué esto no es un pavo? Velo detenidamente: camina como pavo, se mueve como pavo, gorjea como pavo, luego entonces es un pavo.

Hermana:
-Claro que es un pavo, pero ni está muerto ni mucho menos congelado ¿Qué voy a hacer con él?

El pavo debe hacer cosa divertidas en tanto los hermanos discuten su destino.

Hermano:
-Mira, no empieces con tus enigmas. Tú me pediste un pavo y aquí está un pavo. Lo demás es tu problema. Yo cumplí con mi parte. Además ¿qué querías que hiciera con el dinero que me diste?

El hermano se va y la hermana con cara de angustia se queda con el pavo juguetón, amistoso y simpático.

TERCER ACTO
LA MEJOR CENA

El papá, la mamá y el hijo están sentados en la mesa esperando la cena. Los papás denotan preocupación porque la hija no se aparece y ya están por llegar los otros familiares.

La mamá dirigiéndose al hijo:
-¿No sabes dónde está tu hermana?

El hijo con cara de inocente:
-No mami. Yo la dejé con el pavo, pero no tengo ni idea de lo que hizo. Ah pero eso sí: Prometió la mejor cena del año.

El papá:
-Pues por su bien espero que no tarde porque ya está por venir el tío fulano y le dije que se chuparía los dedos con la cena.

La hija llega muy radiante y saluda a todos:
-Ya están aquí. Qué bueno… y se ven muy hambrientos.

Mamá:
-Pues claro ¿dónde está la cena? Tu papá está muy preocupado.

Hija:
-¿La cena? –ríe nerviosamente- ¿la cena? –más risa nerviosa.

Papá:
-Si ¡¡¡LA CENA!!!!

Hija:
-Je,je,je,je

Todos la miran como si estuviera loca y ella los mira horrorizada.

Hija:
-Bueno, es que la cena no es lo importante.

Papá:
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¿CÓMO QUE NO?!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Se hace un silencio sepulcral y la hija dice muy segura de sí misma

-No papá, la cena no es lo más importante.

Papá:
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¿Y ENTONCES QUÉ ES LO IMPORTANTE?!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Hija:
-La Navidad, el compartir en familia, el nacimiento del hijo de Dios en el lugar más pobre de la tierra…

Todos se quedan callados. El papá se queda mudo.

Hija:
-Por eso, pensé que la mejor manera de celebrarlo era invitando a alguien muy necesitado a cenar.

El papá, la mamá y el hermano se miran entre sí. La mamá dice:
-Creo que tienes razón hija ¿pero a quién vas a invitar?

La hija sale del escenario y regresa con el pavo. Los papás se miran asombrados y el hijo finge demencia. La hija sienta al pavo con la familia y el pavo gorjea, se mueve feliz y los mira sonrientes.

El papá, compungido, pregunta:
-Y entonces hija ¿qué vamos a cenar?

Hija sonriente y feliz:
-Como el papá de mi novio tiene una empresa me ofreció una cena muy especial.

Papá, mamá, hijo y pavo al mismo tiempo y con cara de felicidad:
-¡¡¡¡¡¡¡ ¿Cuál?!!!!!!!!

Hija:
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡PIZZAS VEGETARIANAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Llega un hombre llevando las cajas vacías de pizzas para la cena en tanto el pavo, la mamá y el hijo ríen y el papá hace como que llora.



FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario