Ojo enamorado

Ojo enamorado
En tu mirada

sábado, 1 de octubre de 2011

EN LA ANGUSTIA DE LA INDECISIÓN

A todos aquellos que me leen.

    Estoy atrapado dentro de mi mismo. Después de escribir el cuento "Contacto Profundo", como la primera piedra de las Crónicas de Zurher, me he encontrado con la ausencia de nuevos cuentos. Bueno, al menos en el papel, porque en mi cabeza no pasa semana en que no le de vueltas y más vueltas a las ideas para continuar dichas crónicas, ya que deseo hacer una cadena de cuentos cortos que concatenen una novela de ciencia ficción.

  Pero, de las ideas de mi cabeza no pasan. Claro, algo le he contado a mis hijos, a quienes les he seguido la historia verbalmente en una parte, pero sin profundizarla tanto como he hecho en mi mente. ¿Qué me detiene para escribir? Si soy sincero debo decir que el miedo de escribir sandeces y no cumplir con las expectativas que tengo de mis creaciones. También influye el trabajo, y el sentir que tal vez a nadie le importe ni interese lo que escribo.

  Entiéndanme, sé que debo escribir por mi mismo, que el gusto de escribir debe nacer de mi, pero... he sido una persona egoísta toda mi vida y recrearme con un placer solitario [escribir para mi mismo], lo siento como sentarme a comer un delicioso manjar sin estar acompañado de nadie o degustar una botella de whisky de 18 años sin compañía. El placer que siento al escribir, al crear cuentos, es algo que necesito COMPARTIR. No puedo escribir para mi mismo, necesito saber que, así como me deleito escribiendo y gozo espiritualmente creando una realidad de mi mente, así también ALGUIEN, un lector, se recreará disfrutando y gozando espiritualmente con la lectura de mis realidades literarias. Si ese LECTOR no existe, el gozo de escribir no tiene ningún sentido.

  Así que deseo hacer un compromiso contigo, quien quiera que seas, quiero comprometerme a escribir si y sólo si te comprometes a leerme. Esto es algo muy importante para ambos porque para mi, como escritor, un gozo no compartido es la amargura más grande de mi alma. Comprométeme conmigo y yo lo haré también contigo.

  Sigamos pues con las Crónicas de Zurher y el terrible destino de las estrellas.

  Cuento contigo.

  Elomisciente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada