Ojo enamorado

Ojo enamorado
En tu mirada

viernes, 24 de abril de 2015

TEXTEANDO 3

VENDIENDO
Por Eduardo Ruz Hernández

Vino a verle con la profunda convicción de venderle algo. Sin embargo, de entrada, cometió un tremendo error: dio un precio tan inflado que al mencionarlo se desinfló. Quiso venderle zanahorias a un conejo que llevaba treinta y tres años comerciándolas.
Bueno, pero mejor que comerciar con zanahorias, es hacerlo con carne de conejo. Con eso no contaba el conejo, que, por cierto, estaba muy sabroso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada